Recetas de la Flaca

Espacio para compartir mis recetas y pensamientos.

Desde la oscuridad soy prisionera de un trastorno alimenticio. Aquí comparto mi vía de escape y pasión: La cocina

Tortilla de Atún

Escrito por recetasdelaflaca 15-01-2015 en Light. Comentarios (0)

Una de mis recetas regalonas, fue de lo primero que aprendí a hacer cuando me puse a dieta y tuve que dejar mi naturaleza carnívora de lado. No comía muchas verduras en ese entonces, ni sabía como usarlas tampoco, así que mi gama de alternativas al tonto bistec eran bien reducidas. Lo simpático es que necesita pocos ingredientes (mínimo un par de huevos y atún) y no te tardas mas de 15 minutos por lo que sales del apuro. Acá les dejo una receta propia, donde le agregué un poquito mas de sabor... En cuanto a porciones y cantidades, yo soy capaz de comerme la tortilla entera, pero depende de cada persona, de su gusto por el atún (yo lo amo) y del acompañamiento. Digna receta de quienes quieren bajar UN POCO de peso sanamente, pues tiene buena fuente de proteínas y baja de carbohidratos.


Ingredientes

  • 2 huevos
  • 1 lata de atún en agua (nunca lo he hecho con aceite porque.... diuh)
  • Media cebolla
  • Una tajada de pimentón verde o rojo o amarillo o los tres
  • Perejil, pimienta y sal 
  • Aceite de oliva (que es mas sano, aunque puedes ocupar el que prefieras)
Preparación

Comienza cortando en cubitos bien pequeños la cebolla y el pimentón o de acuerdo a cuanto te guste sentir la cebolla en la comida y ponla a freir en una gota de aceite hasta que este doradita (aunque a mi me gusta tirada para quemada, AMO CON MI VIDA la cebolla quemada), retira y deja enfriar. Abrir el tarro de atún y escurrir el líquido lo más que se pueda porque si queda muy aguada, la tortilla se pega con más facilidad. Mezclar con la cebolla frita, y aliñar a gusto. Antes de agregar los huevos coloca el sartén con un poco de aceite a calentar. Mezcla todo muy bien y de inmediato vierte a la sartén ya bien caliente, para evitar que se nos pegue (es un real cacho y una frustración para todo cocinero). Con una espátula anda despegando de a poco por abajo de la tortilla y cuando notes que ya está mas firme, coloca un plato del tamaño del sarten vuelta para abajo sobre la tortilla y retira todo del fuego. Da vuelta todo y pon a freir la tortilla para el lado que sigue crudo ¡TEN CUIDADO! Tengo varias manchas de aceite quemado gracias a estas simpáticas tortillas...

Se puede comer fría o caliente, yo la prefiero con una porción de arroz (o ensaladas si es que puedo). ¡Disfruten de este facilísimo manjar!

Bonus Truck

Para meterme mas carbohidratos sin que me diera cuenta y sumado a que siempre se le desarmaban las tortillas, mi papá (quien me cocinaba en las noches) decidió además, agregarle unas cucharadas de harina para que quedara una mezcla mas firme y así formar unas ricas croquetas de atún. Eso sí, son un poquito mas pesadas porque necesitan un poco mas de aceite, y por supuesto, son menos light, pero quedan exquisitas. 

Un abrazo grande!

La flaca

Pie de limón de la felicidad

Escrito por recetasdelaflaca 13-01-2015 en Dulces. Comentarios (0)

La mayoría de mis recetas de repostería están con las cantidades para un molde relativamente grande, no tengo idea de esas cosas de medidas, pero intentaré averiguarlo y aprender lo antes posible; pero mas o menos esta receta es para 15 rebanadas de pie.

¿Por qué de la felicidad? Bueno esta receta la aprendí a hacer en mi amado colegio de básica para mujercitas, pero el cariño que le tengo es de un buen poco después. Resulta que cuando comía como la "gente normal" me podía zampar fácilmente 1 pie entero del supermercado, sobre todo cuando tenía pena y es por eso que se transformó en una forma clave de decir que "la -Flaca- tenía pena/ estaba mal". También cuando alguien mas estaba triste, mi hermana o alguno que otro amigo, un buen pie de limon casero siempre caía bien, por lo que se transformó en un ícono de la felicidad :D 

Además mi hermano AMA CON SU VIDA, mi pie de limon. Aquí se los dejo <3


Ingredientes

Para la masa: 

  • 2 huevos
  • 1/2 pan de mantequilla , que son al rededor de 6-8 cucharadas soperas (Puedes ocupar margarina, yo la prefiero porque es mas blandita)
  • 1 tza. de azúcar
  • 2 1/2 tazas de harina cernida
  • 1 cda. de polvos de hornear
  • Leche
Para la crema de limón (ñami ñami):
  • 1 tarro de leche condensada (aunque pueden ser 2 si son mas glotoncitos)
  • El jugo de un limón exprimido y colado (puedes agregarle más o menos, es a gusto del consumidor)
  • 1 yema (esto es opcional, es para que tenga mas textura luego de cocido todo, a mi mamá le carga porque odia el olor a huevo)
Para el merengue:

Acá debo detenerme un poco. El merengue desde siempre y por siempre será mi enemigo fatal. Tengo varias recetas de merengues, suizo, francés, tailandés (nah ese es pa´ponerle color) y nunca quedo contenta. Bueno aquí les dejaré una receta que vi en canal del gourmet bastante simple, mas adelante, si me lo piden puedo subir recetas alternativas.

  • 2 claras de huevo
  • 5 cucharadas de azúcar granulada
A cocinar!

En un bowl colocar la harina en forma de volcán con los polvos de hornear. Aparte batir los huevos con el azucar y la mantequilla hasta que quede algo mas o menos homogéneo. Verter esta mezcla al bowl con la harina y mezclar con suavidad. No debe quedar con mucho aire asi que no amase. Para ver que la masa esta buena, debes meter un dedo limpio y sacarlo igual de limpio, tiene que quedar bien lisita y manejable, incluso un poco resbalosa (más mantequilla). Si queda seca echarle un chorrito de leche. Enmantequillar un molde y expandir por el, en los bordes subir un poco la masa para que así no se derrame la crema luego. Precalentar el horno a 200° C o fuego medio si no tiene para medir temperatura y pinchar la masa con un tenedor. Cocinar por unos 15 minutos hasta que los bordes se doren un poquito. (Ojo que es fácil que se queme... no es que me haya pasado varias veces).

Abrir la leche condensada y en un bowl ir mezclando de a poco con el jugo de limon, cuidado con que se corte, agregar la yema batida si lo desea. 

Batir las claras a punto de nieve, osea cuando ya la espuma esté tan dura que al dar vuelta el bowl no se mueva. En una bandeja de metal esparcir el azúcar granulada y calentar en el horno hasta justo antes de que se haga caramelo (hay que estar pendiente hasta que se comience a poner cafecito). Rápidamente, mientras se sigue batiendo, agregar a las claras. 

Verter la crema de limón sobre la masa cocinada y esparcir de manera pareja por todo el fondo. Para montar el merengue puedes llegar y verter tambien y con un tenedor ir levantando algunas puntitas o puedes improvisar una manga con una bolsa plástica, cortandole una esquinita, es facil jugar con las formas del merengue para lograr una decoración bonita.

Colocar nuevamente en el horno hasta que se dore el merengue. 

Servir de preferencia frío, porque cae medio pesaito e hincha un poco si se come caliente.

Espero que les haya gustado esta primera receta, ya vendrán mas!

Un abrazo!

La Flaca


Un poco de yo

Escrito por recetasdelaflaca 13-01-2015 en Sobre mi. Comentarios (0)

Bien, me dieron poco espacio para explayarme en la descripción "larga" (175 caracteres? en serio?), así que mi primer post será para contar un poco de mi historia. 

Suena algo paradójico el cómo me enfrento a la comida; hace un par de años caí en una depresión feita y junto con ella un trastorno alimenticio muy parecido a la anorexia. Antes de eso, era considerada una niña.... "rellenita", la cual no podía ponerse cualquier tipo de ropa, porque se podría ver... tal como dice el buen chileno, como "arrollao'e huaso". Cuento corto, al entrar en la hermosa etapa de la adolescencia, me llevaron a cierta nutricionista y me dijeron que tenía resistencia a la insulina, enfermedad común en niños y adolescentes con pésimos hábitos alimenticios (a lo que se le sumaban antecedentes familiares), sumado a que estaba -y cito-: "Bien pasaíta de peso", por lo que me pondrían a una dieta estrictísima, con un cuaderno donde debía detallar CADA UNA de mis comidas, con horarios y porciones. 

¡Crash, pum, kabum! Bajé de peso, me gustó bajar de peso y no pude parar.

Bajé 20 kilos en 3 meses.

Actualmente debo subir 3 kilos para poder salir del "peligro".

Una doctora luego me dijo que había nacido con este asunto de la insulina y que hormonalmente tendía a engordar. Se me cayó el mundo. Los odié a todos y me odié a mi. 

PAAAAAARAAALELAMENTE siempre me gusto cocinar. Desde chica me gusto estar metida en la cocina mientras mi mamá o mi nana hacían cositas dulces y de las cosas que mas me acuerdo de mi infancia fue el momento en el que pude hacer un queque yo sola. Con mi papá, aprendí a hacer lasagna con salsa bolognesa (bueno, la parte importante es la salsa), y a diferenciar cortes de carne vacuno. Mi básica fue en un colegio de monjas de niñitas (por favor, gente, nunca pongan a sus hijas en colegios asi) en donde la asignatura de "tecnología" desde 7mo básico se dividía en un semestre como curso de cocina y en el otro como curso de costurería... Super siglo XXI. La cosa es que aprendí a hacer mas cosas que queques y salsa de tomate y luego de que me cambie de colegio, seguí buscando más y más por aprender.

Con el tema de la superdieta mágica, había un montón de cosas que no podía comer, y como desafío busqué formas de comer mas rico lo que si tenía permitido. Aprendí a comer verduras, desde tomate, palmitos, coliflor, brocoli hasta beterraga. Amé las berenjenas y el zapallo (camote e italiano). Supe que existían mas cosas que solo la carne roja y los fideos y me encantó. 

Como terapia me sugirieron que siguiera cocinando, y buscara el placer, todavía trabajo en eso, pero por lo menos disfruto de ciertas cosas y cada día un poquito más. Dentro de las cosas que mas me gusta de cocinar, es que me encanta ver como lo disfruta mi familia; hay veces que hago kuchen o pie de limon y cosas dulces, que no como, pero que con la cara que ponen mis hermanos o mis papás me doy por pagada. Espero de corazón poder volver a probar ese tipo de cosas. En la cocina soy YO y nadie mas que YO, me siento poderosa y dueña de todo y, siendo un poco obsesiva, es MI lugar. Podría sacarle una foto a mi pieza y compararla con la cocina, cuyo orden se deben mayoritariamente a mi, y verían una gran diferencia jajaja. 

Bueno, creo que el propósito de este blog es una nueva etapa de esta terapia y una manera de expresar como me siento, sin tanto juicio y preocupación. 

Muchas gracias por las visitas!

Un abrazo gigante!

La Flaca